Río de Janeiro. El gobierno de Brasil no cumplirá con el objetivo de crear 3 millones de empleos este año, dijo este viernes el ministro de Trabajo, en una nueva señal de la desaceleración de la mayor economía regional.

"La tendencia para este año no será tan buena como esperábamos", comentó el ministro Carlos Lupi a reporteros en Río de Janeiro. "Será un poco menos de 3 millones. Estamos haciendo algunos cálculos (para un nuevo pronóstico) y lo daremos a conocer la próxima semana", agregó.

El gobierno pretendía sumar 3 millones de empleos netos este año, pese a una desaceleración de la economía desde el arrollador ritmo de crecimiento del año pasado de 7,5%.

Según había dicho Lupi, el principal proyecto de obras públicas -la infraestructura para la Copa Mundial de fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016 en Río de Janeiro-, debería ayudar a impulsar la creación de empleo.

Pero en las últimas semanas, se han ido acumulando las señales de que la economía se está frenando más fuerte de lo esperado, en parte debido a un sombrío panorama global que llevó al Banco Central a realizar una sorpresiva rebaja de 50 puntos base a la tasa de interés referencial la semana pasada.

Lupi dijo que el ritmo de crecimiento del empleo había sido impactado por la desaceleración y un influjo de bienes importados, impulsados por la fortaleza de la moneda.

El mercado laboral de Brasil se ha mantenido sólido en lo que va del año, elevando los salarios y presionando a la inflación, pese a la desaceleración de la economía.

La tasa de desempleo se mantuvo en 6,0% en julio, por debajo del 6,2% en junio y no muy lejos de sus mínimos históricos.