El riesgo de que la deuda pública de Brasil se aproxime al 70% del Producto Interno Bruto (PIB) se ha reducido en gran medida, incluso con un modesto crecimiento económico, dijo este miércoles el Ministerio de Hacienda a través de un comunicado.

La semana pasada, el Gobierno brasileño redujo la meta de ahorros fiscales del país para este y los próximos dos años, lo que llevó a economistas y analistas a proyectar que la carga de deuda de Brasil subiría por sobre un 70 por ciento del PIB en los próximos años.

Los niveles de la proporción deuda a PIB son seguidos de cerca por agencias de calificación como medida de la salud financiera de un país.

Standard & Poor's amenazó el martes con despojar a Brasil de su calificación de grado de inversión el próximo año debido a los desafíos que enfrenta la presidenta Dilma Rousseff para mejorar las cuentas fiscales y reactivar el crecimiento económico.