Sao Paulo. El gobierno de Brasil, que lucha por apuntalar a las industrias del país, anunció este lunes una serie de medidas paliativas para ayudar a revivir la producción y aumentar las ventas en la mayor economía de América Latina.

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, extendió una rebaja del llamado Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) a los artículos para el hogar por otros tres meses y lo redujo a cuatro productos de consumo, incluidos muebles y papel tapiz.

"Nosotros esperamos estimular la economía (...) hemos comenzado a ver más crecimiento en la primera mitad del año y ese crecimiento debería extenderse hacia la segunda mitad", dijo Mantega a periodistas en Sao Paulo, después de anunciar las medidas.

La presidenta Dilma Rousseff está concentrada en ayudar a la industria local, pero algunos consideran que las nuevas medidas son poco sistemáticas y que difícilmente abordan problemas estructurales como el sistema tributario y el código laboral.

Las nuevas medidas fueron anunciadas horas después de que datos del banco central mostraron que la actividad económica en enero cayó debido a una baja de la producción industrial mayor a la esperada.

El índice de actividad económica IBC-Br del Banco Central de Brasil, un cálculo del dato de Producto Interno Bruto (PIB), cayó un 0,13% en enero respecto a diciembre, dijo este lunes el banco.

Economistas también revisaron a la baja sus estimaciones de crecimiento económico para el 2012, mostró este lunes un sondeo del banco central, mientras el gobierno lucha por revivir a la sexta mayor economía mundial con agresivos recortes a la tasa de interés y rebajas tributarias.

Sin embargo, analistas dijeron que la leve caída de la actividad económica en enero no fue tan mala como se temía, lo que llevó a los inversores a apostar que el banco central posiblemente no necesitará rebajar los costos del préstamo tanto como se esperaba inicialmente.

Al respecto, el gobierno promoverá una reducción de costos de financiamiento general para el sector industrial, dijo Mantega.

El funcionario sostuvo que se darán todas las condiciones financieras, tributarias y de infraestructura para que la industria retome el crecimiento.

"El gobierno hará todo lo que pueda para que la industria sobreviva", sostuvo Mantega en una rueda de prensa en la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp).

Más temprano, El Banco Central revisó a la baja el dato mensual de diciembre para reflejar un alza del 0,49% desde un incremento del 0,57% reportado originalmente.

"Este resultado es consistente con nuestro escenario de un crecimiento muy débil en el 2012, de cerca de un 2,3%", escribió André Perfeito, economista jefe de Gradual Investimentos en Sao Paulo. "La industria está reteniendo a la economía como un ancla", agregó.

El Banco Central prevé un crecimiento del 3,5% en el 2012, mientras que los analistas esperan una expansión un poco menor.

La sexta mayor economía del mundo creció un 2,7% el año pasado, bastante por debajo de sus pares latinoamericanos, dados los problemas de las manufactureras locales con los altos impuestos, mayores costos laborales y una apreciación de la moneda local.

La producción industrial declinó un 2,1% en enero respecto a diciembre.

El Banco Central rebajó en marzo la tasa referencial de interés Selic en 75 puntos básicos, más de lo esperado, a un 9,75%, su menor nivel en casi dos años.

El banco ha dicho que la tasa podría bajar a un mínimo histórico del 8,75% en los próximos meses, para ayudar a que la economía recupere el ritmo en el 2012 y 2013.