Brasilia/Zurich. El Ministerio de Hacienda de Brasil extendió desde 53 a 65 el listado de "paraísos fiscales", cuya principal novedad fue la inclusión de Suiza.

La decisión estaría relacionada con la forma en que el Parlamento suizo habría gestionado el enfrentamiento entre UBS y Estados Unidos por datos confidenciales de ciudadanos sospechosos de utilizar cuentas suizas para evadir impuestos, dijo Dow Jones Newswires.

El listado considera los países donde no se tributa o se aplica un cargo inferior a 20% sobre la renta declarada por los contribuyentes.  Además, en estos países tampoco permite el acceso a información relativa a la estructura corporativa de las empresas.

El abogado tributario Richard Bolan advirtió recientemente al diario Folha que la decisión brasileña podría tener "consecuencias dramáticas" para muchas empresas locales que tienen relaciones con firmas suizas.

"Por ejemplo, una empresa brasileña que tiene la licencia de una marca suiza y que debe pagar 'royalties' por su uso. Hasta ayer, esta tasa fue del 15%. A partir de hoy, se entiende que se eleva a 25%", afirmó.

La decisión podría tener "consecuencias dramáticas" para muchas empresas brasileñas que tienen relaciones con firmas suizas.

El embajador suizo en Brasil deberá informarse de las razones de esta decisión, dijo el portavoz del gobierno, Daniel Saameli.

La Receita Federal de Brasil dice que puede aplicar “instrumentos más rigurosos” a las empresas que operan en estos países.

Preferencias. Los países con "regímenes fiscales preferenciales" no se ajustan a la definición actual de "paraíso fiscal", pero permiten algunos privilegios para determinados grupos de personas o entidades, con el fin de atraer inversiones.

Adicionalmente, el Ministerio de Hacienda amplió la nómina de países que presentan “regímenes fiscales privilegiados”, que aunque no cuadra con el concepto de paraíso fiscal, entregan algunos privilegios con el objetivo de atraer inversiones.

Para el gobierno brasileño, en esta categoría se encuentran Luxemburgo, Uruguay, Dinamarca, Holanda, Estados Unidos, Malta y España.

En el caso de Uruguay, aparecen las Sociedades Anónimas Financieras de Intermediación (SAFI) que de acuerdo a las leyes vigentes, tienen que cerrar antes del 31 de diciembre de este año, por lo que la decisión no tendrían consecuencias concretas.