Sao Paulo. Los economistas elevaron sus pronósticos para la inflación de Brasil este año y los acercaron al techo del rango meta del gobierno, otro signo de preocupación respecto a que las autoridades monetarias no han hecho lo suficiente para contener los precios al consumidor.

Los expertos elevaron sus previsiones para el índice referencial de inflación de Brasil este año a un 6,29% desde un 6,26% en la semana anterior, según un sondeo del Banco Central publicado este lunes.

Aunque este pronóstico representa un creciente temor a que las presiones inflacionarias están ganando terreno, se mantiene dentro del rango meta del Banco Central de un 4,5% más o menos dos puntos porcentuales.

La inflación a 12 meses a marzo ya se aceleró a un 6,3% y una serie de economistas han advertido que el índice de precios al consumidor IPCA podría alcanzar el techo del rango meta en algún momento del año.

Economistas mantuvieron sus pronósticos para la inflación del próximo año en un 5%.

Las cifras del sondeo representan la mediana de los pronósticos de analistas consultados por el Banco Central en cerca de 100 instituciones financieras.

La economía de Brasil creció un 7,5% el año pasado, la tasa más veloz en 24 años y una de las más robustas entre las grandes economías del mundo.

Pero los mismos consumidores que aceleraron el crecimiento también empujaron a la inflación a un máximo de seis años al cierre del 2010.

En lo que va del año, las autoridades monetarias han elevado su tasa de interés referencial a un 11,75% desde un 10,75% en el curso de dos reuniones.

El Banco Central se reúne a fines de esta semana para evaluar si sube las tasas de nuevo.

La mayoría de los analistas en un sondeo de Reuters estima que las subirá a un 12,25%, pero una minoría significativa las ve en un 12%.

Los analistas en el sondeo del Banco Central prevén que la tasa se ubique en un 12,25% a fines de año.