Lisboa. Brasil está estudiando vías para ayudar a Portugal a superar su crisis de deuda, incluyendo posibles compras limitadas de los bonos del país, dijo la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, según citas difundidas el miércoles.

Rousseff, quien se encuentra en Portugal para una visita oficial, dijo a la publicación Diario Economico que "nuestros equipos económicos han estado sosteniendo un diálogo permanente y fluido sobre la materia".

"Una de las posibilidades es comprar parte de la deuda soberana de Portugal. También estamos examinando otras alternativas como una recompra temprana de bonos brasileños que mantiene el Gobierno portugués", dijo al diario.

La agencia de noticias Lusa citó más temprano a Rousseff diciendo que cualquier compra posible de deuda portuguesa por parte de Brasil estaría sujeta a los límites y garantías impuestas por ley al uso de las reservas de divisas de Brasil.

Los rendimientos de los bonos portugueses han saltado a máximos desde la existencia del euro luego de la renuncia la semana pasada del primer ministro José Sócrates por el rechazo en el Parlamento de un plan de austeridad de su Gobierno.

Muchos esperan que el país siga a Grecia e Irlanda en solicitar un rescate internacional. La agencia de calificación Standard & Poor's revisó a la baja el nivel de Portugal a sólo un grado sobre estátus basura, causando un disparo adicional en los rendimientos de sus bonos.

Rousseff debió recortar su visita y regresará a Brasil el miércoles debido a la muerte del ex vicepresidente José Alencar.