Madrid. Brasil ha recuperado sus tasas de crecimiento económico previas a la crisis y espera para este año una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) cercano a 6%, dijo este miércoles el ministro de Hacienda del país sudamericano, Guido Mantega.

"Tenemos que ser prudentes y estimamos para este año un crecimiento del orden de 5,5 al 6%", afirmó Mantega en un foro de inversionistas en Madrid, aunque añadió que fuera de su cartera circulan previsiones más optimistas que apuntan a una expansión de entre 6,5 y 7%.

El ministro dijo que Brasil junto con China, India y Rusia -el llamado grupo de grandes países emergentes BRIC- liderarán la recuperación global este año. "Los países emergentes aportarán dos terceras partes del crecimiento mundial en 2010", dijo Mantega.

Cuentas sanas. El ministro aprovechó su intervención para presentar al mundo inversor las cuentas saneadas de la principal economía de Latinoamérica. "Brasil crece, pero no a lo loco, sino con la inflación controlada y con la deuda controlada", dijo Mantega.

En mayo, Brasil ha registrado un nivel récord de divisas de US$250.000 millones, superando con creces los pasivos externos del país y despejando el camino para reducir la deuda pública neta a 40% del PIB, dijo el ministro.

De hecho, Brasil, tradicional receptor de fondos del FMI, ahora aporta fondos al organismo multilateral.

Y mientras la mayoría de los países industrializados lucha con déficits fiscales muy superiores a 3% del PIB, el saldo presupuestario negativo de Brasil se situará probablemente a finales de este año en 1,5% del PIB, "el déficit más bajo de todo el G-20", dijo.

Mantega dijo que el saneamiento de las cuentas va acompañado este año de un fuerte crecimiento del empleo -950.000 nuevos puestos de trabajo en el primer cuatrimestre- lo que ha reducido la tasa de desocupación a 6%, un nivel considerado casi como de pleno empleo en Brasil.

Según el ministro, el relativo bajo endeudamiento de los hogares, la pujante demanda de nuevas casas y las inversiones previstas en grandes obras de infraestructura –US$450.000 millones entre 2011 y 2014- sentarán las bases para que la economía brasileña alcance en los próximos años a los países industrializados.

En 2020, Brasil podría superar a Italia, según Goldman Sachs y, en 2025, será la quinta o cuarta economía del mundo, dijo Mantega.

Estas perspectivas de crecimiento han atraído a los inversores extranjeros y han multiplicado por 10 el volumen de operaciones de la bolsa de Brasil en la última década. "Hoy la bolsa de Brasil es la principal plaza bursátil en Latinoamérica", aseguró Mantega.

De hecho, empresas brasileñas como Petrobras, Itau Unibanco o Vale S.A. se han convertido en los últimos años en campeones globales y ahora alcanzan o superan la capitalización de empresas homólogas como Banco Paribas, Royal Dutch Shell o Río Tinto.