Sao Paulo. Brasil planea limitar los salarios de funcionarios públicos y los gastos estatales para contener el aumento del presupuesto federal, dijo el secretario del Tesoro Arno Augustin, en una entrevista publicada este domingo por el diario O Estado de S. Paulo.

El gobierno no ve necesidad de más aumentos a salarios de trabajadores públicos tras haber subido recientemente algunos sueldos y vetará "cualquier exceso" aprobado por el Congreso que pudiera crear riesgos a la política fiscal de Brasil, sostuvo Augustin.

"Tenemos que ser cuidadosos con el gasto excesivo que está saliendo del Congreso", afirmó al periódico.

El funcionario indicó que una propuesta en el Congreso para aumentar los salarios de bomberos y oficiales de la policía es particularmente preocupante y un enorme problema que podría llevar a la quiebra a algunos estados y municipalidades.

Pese a incertidumbres del mercado sobre la postura de Brasil para controlar costos, Augustin dijo que el gobierno cumplirá su meta del 2010 para el superávit primario del presupuesto -que excluye pagos de deudas- del 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB).

El gobierno podría también aumentar el tamaño de su fondo de riqueza soberano para absorber fondos públicos en un intento por desacelerar el crecimiento de la economía, aunque todavía no se ha tomado ninguna decisión sobre el tema, agregó.

El ministro de Finanzas brasileño, Guido Mantega, develó el mes pasado recortes de gastos de 10.000 millones de reales (US$5.400 millones) para el presupuesto 2010, además de 21.500 millones de reales rebajados del presupuesto en marzo, a fin de enfriar la expansión que ha avivado la inflación.