Brasil perdió 18 posiciones para ocupar ahora la 75ª posición en la lista de las economías más competitivas del mundo, la peor para el país desde que se empezó a divulgar el estudio.

Los datos, presentados por el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés) junto a la Fundación Dom Cabral, muestran que hasta la fecha, la peor colocación del mayor país de América Latina había sido el puesto número 72, en 2007, mientras que el mejor fue el 48, en 2012.

El informe resalta que la economía brasileña sufre con la deterioración de factores básicos para la competitividad, como la confianza en las instituciones y el déficit de las cuentas públicas, y factores de sofisticación de los negocios, como la capacidad de innovar y la educación.

"La crisis económica y política que se deteriora desde 2014, asociada a factores estructurales y sistemáticos como un sistema tributario inadecuado, infraestructura deficiente, educación de baja cualidad y baja productividad, resultan en una economía frágil e incapaz de promover avanzos en la competitividad interna e internacional", apunta el texto sobre Brasil.

Entre los 140 países estudiados, Suiza mantuvo por séptimo año consecutivo el primer lugar como más competitivo, seguido de Singapur y los Emiratos Arabes Unidos, mientras que los últimos lugares los ocupan Guniea, Chad, Mauritania, Sierra Leona, Burundi y Malawi.

El primer país latinoamericano en la lista es Chile, en el puesto 35.