Río de Janeiro. El gobierno brasileño anunció  que va a adquirir un nuevo barco de investigación oceanográfica por 162 millones de reales (unos US$81 millones), el cual será más moderno y equipado que los que ya operan para estudiar su región marítima.

Se trata de una embarcación de 78 metros de eslora con capacidad para 146 ocupantes, 60 de los cuales serán investigadores, técnicos y estudiantes, destacó el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Se tiene previsto que el navío será entregado para 2013, el cual será adquirido y dotado con los más modernos instrumentos de investigación oceanográfica, pues le permitirá cargar a bordo cinco laboratorios.

La nueva embarcación "estará entre las cinco mejores plataformas para investigaciones en el mundo", según un comunicado del Ministerio.

La compra será posible gracias a un acuerdo con la petrolera estatal Petrobras y la minera privada Vale, empresas que serán beneficiadas con estudios sobre inventarios de las reservas mineras y de hidrocarburos en la plataforma continental brasileña.

Petrobras se comprometió a aportar 70 millones de reales (unos US$35 millones) y Vale 38 millones de reales (unos us$19 millones).

Los restantes 54 millones de reales (US$27 millones) serán aportados en partes iguales por el Ministerio de Ciencia y Tecnología y por la Marina de Brasil.

Según un comunicado del Ministerio, con la compra del navío el gobierno se propone no sólo elevar sus conocimientos sobre las riquezas minerales en aguas profundas, sino también ampliar la infraestructura disponible para estudios en el área, aumentar los conocimientos sobre el Atlántico Sur y formar recursos humanos.

Brasil cuenta actualmente con cuatro embarcaciones que pueden ser utilizadas para investigaciones oceanográficas y polares por diferentes universidades del país.

La Marina opera el navío hidroceanográfico "Cruzeiro do Sul", uno de los mejor equipados para este tipo de investigaciones, y dos embarcaciones especiales para investigaciones en la Antártida: el navío polar "Almirante Maximiano" y el navío oceanográfico "Ary Rangel".

La Universidad de Sao Paulo (USP), por su parte, cuenta con el "Alpha Crucis", un navío de investigación oceanográfica que fue incorporado este año, y con el que los investigadores brasileños esperan alcanzar áreas del océano hasta ahora inexploradas.

El "Alpha Crucis" es producto de las reformas a las que fue sometido el "Moana Wave", una embarcación que era usada para investigación oceanográfica por la Universidad de Hawai (Estados Unidos).

Está equipado con cuatro laboratorios, restaurante, camarotes, enfermería y toda la estructura necesaria para viajes largos, así como con grúas y otros equipos para investigación en alta mar.