Brasil. La preocupante tasa de inflación brasileña está disminuyendo y el país no tendrá problemas para cumplir su meta de inflación para 2010, aseguró el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

"Quiero informar a todos que la inflación está disminuyendo. La inflación terminará el año dentro del rango objetivo", afirmó Mantega, en un discurso ante el Consejo de Desarrollo Económico y Social.

La inflación brasileña se encuentra actualmente en 5,22% anual, por sobre 4,3% de 2009.

Bajo la política brasileña, la inflación debe terminar 2010 dentro de un rango de entre 2,5% y 6,5%. El ideal, o punto medio, sería una variación de 4,5%.

Mantega señaló que el gobierno tomaría además otras medidas para mantener la inflación bajo control, en línea con las sugerencias realizadas por el Banco Central, que el pasado 9 de junio subió la tasa de interés en tres cuartos de punto hasta 10,25%.

"Dentro de poco anunciaremos un plan para monitorear el gasto del gobierno", señaló el responsable de las finanzas brasileñas.

En ese contexto, también se comprometió a un superávit fiscal primario en 2010 equivalente al 3,3% del producto interno bruto, asegurando que el gobierno será capaz de cumplir la meta con holgura.

Según las minutas del Banco Central, el Comité de Política Monetaria (Copom) elevó la tasa Selic para evitar las presiones inflacionarias observadas en los últimos datos sobre la economía local y de índices de precios.

La robusta expansión económica está presionando a los precios y el panorama inflacionario se ha deteriorado desde comienzos de año, lo que hace necesario adoptar medidas, dijo la entidad.

Con información de Dow Jones Newswires