Brasilia. El gobierno de Brasil podría anunciar una nueva ronda de medidas, posiblemente a mediados de la próxima semana, para contener la reciente apreciación de su moneda, el real, dijo este viernes una fuente del ministerio de Hacienda.

El real cerró este viernes cotizando a su mayor nivel frente al dólar desde agosto del 2008, con un fortalecimiento a 1,643/1,645 unidades por divisa estadounidense.

Brasil ha usado una serie de medidas para contener el alza del real, una de las monedas más sobrevaloradas del mundo, en un intento por ayudar a los exportadores de la principal economía de Latinoamérica.

Algunas amenazas anteriores del gobierno de imponer más controles cambiarios no han llegado a materializarse y los analistas afirman que a menudo son usadas como advertencias verbales para enfriar al real.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, y el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, se reunieron más temprano este viernes después de que el real rompió el piso de las 1,65 unidades por dólar, que es considerado el piso no oficial del banco.

"Si esto continúa, evidentemente va a haber medidas", dijo la fuente del ministerio, quien solicitó el anonimato porque no tenía permitido hablar públicamente sobre el tema.

En octubre, Brasil triplicó a 6% el llamado Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF) que cobra a extranjeros cuando compran bonos locales.

Este lunes, el Banco Central de Brasil vendió US$1.250 millones en contratos de swaps cambiarios reversos, una de una serie de herramientas que ha estado usando para frenar la valorización del real.

Otras han incluido subastas de forwards de dólares y compras de la divisa estadounidense en el mercado de cambios a la vista.