Brasilia. La economía brasileña registró en mayo la creación de 58.836 nuevos puestos de trabajo formales, el menor número para el mes desde 1992, dijo hoy el ministerio de Trabajo con base en datos del Catastro General de Empleados y Desempleados (Caged).

Según datos oficiales, fue el peor resultado para los meses de mayo desde 1992, cuando se abrieron 21.533 vacantes.

Con ese resultado, la generación de empleos en el acumulado de este año suma 543.231 empleos, mientras que desde enero de 2011, cuando la presidenta Dilma Rousseff asumió el poder, superó los 5 millones de puestos de trabajo.

El ministro de Trabajo, Manoel Dias, resaltó que esa marca fue superada solamente por el gobierno del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

"Brasil continúa en la línea de la generación de empleos. Como Brasil vive (una situación de) pleno empleo, no hay tantas demandas en esa área como había hace cinco años", consideró.

Atribuyó al "pesimismo de los empresarios" el resultado negativo del sector industrial en la generación de empleos, que redujo el saldo favorable.

"Si no hubiese ocurrido caída de la generación de empleo en la industria, generaríamos 100.000 empleos por mes", apuntó.

Dias afirmó además que buena parte de los empleos generados por la Copa del Mundo fueron contabilizados a comienzos del año, en especial en febrero.

El gobierno mantiene la previsión de 1,4 a 1,5 millón de nuevos empleos formales este año, aunque deberá ser revisada en julio.