Sao Paulo.- La economía brasileña consiguió recuperarse en junio de las pérdidas que sufrió el mes previo por la huelga de los camioneros, pero cerró el segundo trimestre con contracción, la primera después de cinco períodos seguidos con cifras positivas.

El índice de actividad económica del Banco Central de Brasil (IBC-Br), considerado una especie de indicador adelantado del Producto Interno Bruto (PIB), subió un 3,29% en junio, informó el miércoles el Banco Central. Analistas esperaban una expansión de 3%.

El avance compensó plenamente el retroceso de 3,28% del mes previo. Inicialmente, se había reportado una baja de 3,34%, que ya era la peor lectura mensual en la serie histórica del indicador, con registros desde 2003.

Para el segundo trimestre, la economía brasileña tuvo un declive de 0,99% en relación a los tres meses previos, después del avance de 0,20% que registró entre enero y marzo, según la misma base de comparación.

En las últimas semanas de mayo, los camioneros de Brasil realizaron una huelga nacional que perjudicó directamente la actividad y deprimió la confianza de empresarios y consumidores.

Los indicadores mostraron algo de recuperación pero no tanta como para impedir recortes en las proyecciones de crecimiento de 2018. Un sondeo del banco central publicado el lunes mostró un pronóstico de alza para el Producto Interno Bruto de 1,49%, contra la expectativa de 3% de hace pocos meses.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) publica las cifras del PIB del segundo trimestre el 31 de agosto. Entre enero y marzo de 2018, el crecimiento fue de 0,4% respecto al trimestre previo, el quinto período seguido de avances.