El gobierno central de Brasil anotó un déficit presupuestario primario de 154.255 millones de reales (49.400 millones de dólares) en 2016, cumpliendo su meta, pero registrando un tercer saldo negativo anual consecutivo, que refleja lo presionadas que están las finanzas del país.

En diciembre, el país anotó un déficit primario de 60.124 millones de reales (US$19.250 millones).

El mercado proyectaba que el Gobierno central, que incluye a los ministerios federales, a la previsión social y al Banco Central, anotara un déficit de 71.900 millones de reales, según la mediana de los pronósticos de 18 economistas consultados en un sondeo de Reuters.

En noviembre, el Gobierno central registró un déficit de 38.350 millones de reales.