Sao Paulo. La economía brasileña crece con mayor fuerza pero no está "sobrecalentada", declaró este jueves el ministro de Hacienda, Guido Mantega, a la agencia de prensa local Estado.

En declaraciones posteriores a una reunión con el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, realizada en Washington, Mantenga dijo que Brasil no padece de inflación inducida por la demanda.

"Esta paranoia sobre tener que subir las tasas de interés debe parar", enfatizó Mantega. "Alcanzaremos las metas de inflación en 2010 y 2011".

El miércoles, el Banco Mundial advirtió que algunas economías de América Latina, como la brasileña, corren peligro de sobrecalentarse.

"Algunos países (de la región) podrían comenzar a enfrentar el riesgo de un sobrecalentamiento económico, y se espera que las presiones inflacionarias se incrementen en los próximos meses", señaló el informe.

Brasil crece con rapidez y analistas creen que el producto interno bruto subirá de 5% a 6% este año.

Sin embargo, la inflación también supera 5%, lo que causa preocupación por un escenario de crecimiento seguido de colapso.

Mantega dijo que el riesgo de recalentamiento desaparecerá a medida que se disipe el efecto de los incentivos al crecimiento y los beneficios tributarios.

Con información de Dow Jones Newswires