La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, designó al ministro de Hacienda, Joaquim Levy, y al presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, para representar a Brasil en el Consejo de Gobernadores del Acuerdo sobre el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) del grupo Brics.

De acuerdo con el decreto publicado en la edición de este martes de Oficial, Levy servirá en la junta como gobernador y Tombini como gobernador suplente.

Creado por el bloque de países- Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica - en julio del año pasado en la ciudad de Fortaleza, el NBD tendrá un capital inicial de US$50.000 millones, divididos en partes iguales entre los cinco países fundadores, que tendrán el mismo poder de voto.

La institución financiera está autorizada a financiar proyectos del sector público y privado, dar garantías y participar en asociaciones público-privadas.

Con el depósito de los instrumentos de ratificación del acuerdo por todos los países miembros, el acuerdo entra en vigencia este martes.

La nueva institución iniciará operaciones en enero 2016, por lo que se espera que los proyectos prioritarios a ser financiados comiencen a ser discutidos en la VII Cumbre del Brics, que se realiza este miércoles y jueves en la ciudad rusa de Ufa.

El gobierno brasileño había designado dos semanas atrás al economista Paulo Nogueira Batista Junior, representante de Brasil ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), para asumir la vicepresidencia del BND.

Según Itamaraty, la cancillería brasileña, el NBD tiene el objetivo de complementar recursos con otros bancos multilaterales, regionales y nacionales de desarrollo "teniendo en vista el hiato significativo de recursos destinados a proyectos de infraestructura y desarrollo sostenible".

"El Banco representa una contribución concreta de los BRICS a los desafíos sistémicos relacionados al desarrollo internacional, especialmente en lo tocante a la mayor integración entre las economías emergentes y en desarrollo", subrayó la cancillería.