Brasilia. El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, instó este miércoles a Estados Unidos a subir su tasa de interés y permitir que el dólar se aprecie como una forma de combatir los desequilibrios económicos globales.

"El problema no es China, es Estados Unidos", dijo, cuando le consultaron sobre el impacto de la débil moneda china en el comercio global.

Washington sigue una política de bajas tasas de interés y está manteniendo al dólar débil para impulsar las exportaciones y mejorar su balanza comercial, a veces a costa de economías emergentes, sostuvo Mantega.

"Deben aumentar la tasa de interés en Estados Unidos (...) para encontrar un nuevo equilibrio monetario", afirmó.

En una entrevista con Reuters Insider en Brasilia, el titular de Hacienda de Brasil también llamó al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a la Unión Europea a implementar rápidamente un enorme paquete de rescate para la zona euro para asegurar el éxito en el combate de la crisis de deuda europea.

Dado que le influencia económica de Brasil ha aumentado en años recientes, Mantega se ha convertido en una voz influyente en asuntos económicos globales, particularmente en foros como el del grupo de las 20 naciones ricas y en vías de desarrollo y el grupo BRIC de principales economías emergentes.

Además de Brasil, el BRIC incluye a Rusia, la India y China.

En los últimos meses, Mantega se ha unido a Estados Unidos y otros países en un llamado a China para que permita que su moneda se fortalezca, para ayudar a la economía global.

Sin embargo, este miércoles declaró que Estados Unidos también es culpable por muchos de los problemas que afectan a la economía mundial.

Zona Euro. El ministro brasileño también instó al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a miembros de la Unión Europea a implementar rápidamente el paquete de rescate para la zona euro anunciado el fin de semana.

"Al principio, el mercado está feliz con promesas. Entonces se necesitan medida concretas", manifestó, refiriéndose a la incertidumbre respecto a cómo se financiará una promesa de 440.000 millones de euros.

"Es necesario que los países actúen rápidamente, como lo hicimos en el G-20 cuando puso hasta US$1 billón para enfrentar la crisis global el año pasado", sostuvo Mantega.

Brasil, cuyo vigoroso crecimiento económico lo ha puesto en los radares de los inversores globales en años recientes, ha sido uno de los mayores defensores del G-20 y de un peso mayor de países en desarrollo en el FMI y en el Banco Mundial.