Sao Paulo. Los economistas elevaron su pronóstico para la inflación de Brasil de este año para situarlo más cerca del techo de la meta del gobierno, dejando en claro la preocupación de que la autoridad no ha hecho lo suficiente para contener los precios al consumidor.

Según un sondeo semanal del banco central publicado este lunes, los economistas estiman que el índice referencial de inflación de Brasil IPCA de este año llegará a un 6,34%, por encima del 6,29% de la semana previa.

El Banco Central de Brasil subió la semana pasada su tasa referencial de interés Selic a un 12% desde el 11,75%, un alza menor a la esperada por muchos economistas en un sondeo de Reuters.

El banco tiene como meta para este año una inflación del 4,5% más o menos dos puntos porcentuales. En su última lectura, el índice IPCA se aceleró a un 6,44% en 12 meses hasta mediados de abril.

En el sondeo, los economistas pronosticaron un crecimiento del 4% para la mayor economía de América Latina este año, el mismo previsto la semana pasada.

La economía brasileña creció un 7,5% el año pasado, su mayor ritmo en 24 años y uno de los más robustos entre las grandes economías del mundo.

Las previsiones del sondeo representan la mediana de los pronósticos de analistas sondeados por el banco central entre unas 100 instituciones financieras.

Recientemente, una subida en los precios globales del petróleo debido a la violencia en Oriente Medio y el norte de Africa presionaron al alza las expectativas inflacionarias en todo el mundo.

Para el 2012, los economistas mantuvieron su cálculo de una inflación del 5%.

La tasa de interés Selic debería terminar el año en un 12,25%, indicaron los economistas, cayendo a un 11,75% durante el 2012.