Sao Paulo. Los economistas de Brasil estiman que la inflación anual terminará el 2011 en el techo del rango meta del gobierno, luego de cuatro semanas de proyecciones por sobre ese nivel, según un sondeo semanal del Banco Central entre instituciones financieras.

Los analistas redujeron levemente su pronóstico para el referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) de Brasil de este año a un 6,5% desde un 6,52%, de acuerdo a un sondeo Focus del Banco Central publicado el lunes.

Los especialistas pronosticaban una inflación del 6,52% desde fines de septiembre.

Con el último pronóstico, la inflación de fin de año se situaría en línea con el techo del rango meta del gobierno de un 4,5% más o menos dos puntos porcentuales.

Para el 2012, también rebajaron ligeramente el pronóstico de inflación al 5,60% desde un 5,61%.

La inflación no ha terminado el año por encima de la meta desde el 2003 y mantener las alzas de precios dentro del rango sería una victoria para el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini.

Cuando el Banco Central recortó la tasa de interés referencial Selic a un 12% desde un 12,5% en agosto, a los economistas les preocupó que las autoridades no estuvieran haciendo lo suficiente para contener la inflación, que se ha mantenido por sobre el 6,5% desde abril.

Brasil tiene la tasa de interés más alta entre las grandes economías y la presidenta Dilma Rousseff ha dicho en reiteradas oportunidades que quiere ver los costos del crédito más en línea con los de sus pares globales como China e India.

La elevada tasa de interés afecta a la base de poder de Rousseff, los votantes de bajos ingresos, muchos de los cuales han aprovechado el abaratamiento del crédito para comprar desde electrodomésticos hasta teléfonos celulares, presionando de paso a la inflación.

Sin embargo, un empeoramiento del panorama ha llevado a algunos economistas a ver a Tombini ahora como un potencial generador de tendencias.

La semana pasada, el Banco Central redujo aún más la tasa Selic a un 11,5% anual.

Menor crecimiento. En cuanto al crecimiento, los analistas consultados en el sondeo Focus disminuyeron el pronóstico de expansión económica de este año a un 3,30% desde un 3,42% en la semana previa.

La economía de Brasil creció un 7,5% el año pasado, su mayor ritmo en 24 años y una de las tasas más robustas entre las grandes economías.

Pero la crisis de deuda en la zona euro y la fragilidad de la economía estadounidense, así como los temores a una desaceleración en China y una alta tasa inflacionaria doméstica, han recortado agudamente el crecimiento de este año.

Las predicciones del sondeo representan la mediana de las previsiones de analistas consultados por el Banco Central en alrededor de 100 entidades financieras.

La tasa Selic debería terminar el año en un 11%, afirmaron los economistas, para caer a un 10,5% en el 2012.