Río de Janeiro. El ritmo de los precios al consumidor de Brasil disminuyó en marzo frente a febrero con una lectura que se situó dentro de las expectativas, pero que se duplicó con creces en relación a las cifras de un año antes.

El oficial Índice de Precios al Consumidor Amplio, IPCA, subió 0,52% en marzo frente al alza de 0,78% en febrero, informó este jueves el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, IBGE. En marzo de 2009, el índice subió 0,20%.

La cifra de marzo se situó muy cerca de la mediana de las estimaciones de un sondeo de Dow Jones Newswires a 12 analistas, la que apuntaba a un alza de 0,51%.

Las estimaciones mensuales se situaron en un rango de 0,49% a 0,57%.

La caída de la inflación en marzo se debió a la ausencia de las matrículas escolares, que generalmente se recaudan al inicio del año, indicó el IBGE.

La tasa móvil de 12 meses fue de 5,17% en marzo, superior a 4,83% en los 12 meses a febrero.

En 2009, la inflación fue de 4,31%.

La tasa de inflación de 12 meses se mantuvo bastante más alta que la meta oficial del Gobierno de 4,5% para 2010.

Debido a las preocupaciones sobre el posible resurgimiento de la inflación en 2010, en septiembre el banco central brasileño decidió mantener estable la tasa de interés Selic en un 8,75% tras un largo período de relajación monetaria.

Muchos economistas esperan que el banco central eleve la tasa de interés base en abril para enfrentar las presiones inflacionarias.

En el sondeo de esta semana del banco central, los analistas mantuvieron sus expectativas de que la tasa de interés Selic termine el año en un 11,25%.