El ministerio de Hacienda de Brasil elevó este lunes un impuesto sobre la compra de divisas extranjeras en efectivo, en su más reciente esfuerzo por reducir déficits presupuestarios.

El llamado Impuesto sobre las Operaciones Financieras (IOF) aumentará a 1,1% desde 0,38% previamente sobre las compras de divisas extranjeras al contado y en efectivo.

Ese incremento podría elevar los ingresos impositivos en 2.377 millones de reales (US$679,16 millones) por año, afirmó el ministerio en un comunicado.

La cartera también elevó el impuesto sobre las operaciones de recompra entre entidades financieras y subsidiarias a un 1% el día desde cero previamente, con miras a incrementar el ingreso impositivo en cerca de 150 millones de reales al año.