Sao Paulo. El gobierno brasileño eliminó este jueves un impuesto sobre las transacciones financieras de inversores extranjeros que pongan su dinero en fondos inmobiliarios, en una nueva medida orientada a alentar la inversión y a apoyar una recuperación de la economía.

Además, la decisión probablemente incrementará la llegada de dólares y la apreciación de la moneda local. No obstante, según una fuente de gobierno, la medida fue tomada principalmente para alentar la inversión en el sector de bienes raíces.

La decisión se anunció en el boletín oficial del Gobierno, pero no se informó de la tributación anterior.

En diciembre, el gobierno ya había rebajado los impuestos a las nóminas en la industria de la construcción, pocos días después de anunciar cifras de crecimiento muy inferiores a lo esperado.

Brasil, la mayor economía de América Latina, habría crecido apenas un 1% en 2012, según la mayoría de los pronósticos.

A la inversión extranjera en bonos domésticos se le aplica un impuesto de un 6%, mientras que las carteras de acciones están exentas del Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF).

La exención tributaria sobre fondos de bienes raíces impulsaría el ingreso de dólares, medida que podría ser considerada como una señal más de que ahora el Gobierno apuesta por un real más firme para ayudar al Banco Central a contener la inflación.