Río de Janeiro. Brasil espera aumentar hasta un 200% la recaudación fiscal con la producción de petróleo en la próxima década, hasta los 100.000 millones de reales (casi 29.000 millones de dólares), informó hoy el director general de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP), Décio Oddone.

     Durante su participación en un evento en Sao Paulo, Oddone dijo que la mayor recaudación será posible gracias a un aumento de la producción con las subastas de nuevas áreas, y que debe beneficiar a los estados de Río de Janeiro y Sao Paulo (ambos en el sureste), donde se encuentran los campos del presal.

     "Estimamos que al final de la década de 2020, con el aumento de la producción en Brasil, la recaudación fiscal brasileña, incluyendo todas las participaciones gubernamentales, crecerá con los nuevos contratos y llegue a los 100.000 millones de reales", estimó Oddone.

     Según el director de la ANP, el año pasado Brasil recaudó 41.000 millones de reales (US$11.900 millones) con el sector petrolero, pero 10.000 millones de reales (US$3.000 millones) fueron de bonos por la firma de contratos en nuevas áreas.

     Oddone también dijo que espera que no haya ningún cambio significativo para el sector petrolero de Brasil el próximo año, cuando asuma el nuevo gobierno elegido en los comicios generales de octubre.

     La ANP anunció este martes que 16 empresas se inscribieron para la cuarta ronda de licitaciones en la zona del presal, en aguas profundas del océano Atlántico, bajo una extensa capa de sal.

     Se trata del mayor número de petroleras inscritas en una licitación en el presal.

     La subasta será el próximo 7 de junio, y según las normas, las empresas tendrán que ofrecer un porcentaje de las ganancias del petróleo al gobierno brasileño.