Montevideo. Los estrictos controles de gastos del gobierno de Brasil seguirán contribuyendo a que el Banco Central mantenga su política de reducción de tasas de interés, dijo este sábado la ministra de Planificación Miriam Belchior.

El gobierno de la presidenta Dilma Rousseff impuso un congelamiento de gastos de 55.000 millones de reales (US$32.000 millones) en el presupuesto de este año, tras un corte de 50.000 millones en 2010, decisiones que según Belchior consolidaron una armoniosa relación entre las políticas fiscal y monetaria.

"Este es el gran cambio que se hizo del mandato del presidente (Luiz Inácio) Lula (da Silva) para la presidenta Dilma. En este momento es posible hacer un nuevo mix entre la política fiscal y la política monetaria", dijo Belchior a Reuters tras una reunión al margen de la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Montevideo.

"Es eso lo que está permitiendo esa baja continua de las tasas de interés, que es una meta importante para el gobierno brasileño en el sentido de generar tal vez esa condición que falte para nuestra economía, la baja de tasas de interés. Y eso es lo que estamos haciendo", agregó Belchior.

Brasil tiene una de las tasas de interés reales más altas del mundo, lo que ha atraído flujos de capital que buscan una mayor rentabilidad a la ofrecen las economías desarrolladas, generando una presión alcista sobre el real.

Rousseff ha dicho que la necesidad de reducir las diferencias entre las tasas de interés de Brasil y las del resto del mundo es un factor determinante detrás de los recortes de las tasas del Banco Central.

Belchior enfatizó que los cortes de gastos no afectan ni afectarán las inversiones, sino que se concentran en reducciones de gastos de funcionamiento de la extendida maquinaria pública brasileña.

En la última reunión de su Comité de Política Monetaria (Copom), el Banco Central de Brasil recortó su tasa de interés referencial Selic en 75 puntos básicos, más de lo que esperaba el mercado, hasta 9,75%.

Luego, al divulgar las minutas de la reunión, indicó que cambios estructurales en la economía de Brasil podrían permitir que las tasas de interés caigan cerca de mínimos históricos y se mantengan en ese nivel.

Analistas esperan que el Banco Central recorte las tasas a 9% para fines de mayo. El mínimo histórico de la tasa Selic es de 8,75% y se alcanzó en 2009, en medio de la crisis financiera global.

"El año pasado hicimos un corte de 50.000 millones (de reales), este año de 55 (55.000 millones), exactamente para tener condiciones de que la política monetaria pueda hacer este movimiento", explicó la ministra.

"El esfuerzo fiscal quedará, como dice nuestra presidenta. Nosotros haremos la parte del esfuerzo fiscal necesario para generar condiciones para que el Banco Central pueda seguir en esta línea que viene adoptando en los últimos meses", agregó.

No obstante, las críticas han impulsado al gobierno a implementar reformas más ambiciosas.

Belchior dijo que el Poder Ejecutivo envió al Congreso un proyecto de ley para controlar los gastos con las pensiones de los funcionarios públicos.

"Vemos esto como una importante medida para reducir los costos en el mediano y largo plazo. Es una prioridad para el Gobierno", dijo.

"La Cámara de Diputados ya ha aprobado esta iniciativa, que ahora se encuentra en el Senado (...) Esperamos que sea aprobada en la primera mitad del año", agregó.

Expansión. Belchior también dijo que el gobierno trabaja para lograr un crecimiento de la economía de hasta 5% este año, por encima de 3,3% esperado por los analistas, tras un débil 2011 en el que el PIB de Brasil se expandió un decepcionante 2,7%.

"Estamos trabajando para crecer entre 4,5 y 5 por ciento", dijo Belchior, quien citó al ambicioso programa de obras públicas gubernamentales PAC y al incremento del salario mínimo como dinamizadores de la economía.

"Esa es la gran orientación en el Gobierno, la determinación de la presidenta que la inversión empuje nuestra economía este año", concluyó.

El Banco Central prevé una inflación de 4,5%, con un rango de tolerancia de dos puntos porcentuales. Los precios minoristas del país sudamericano aumentarían a 5,3% en 2012, de acuerdo con un sondeo de Reuters.