Brasil generó en 2014 un total de 396.933 nuevos empleos formales, número que corresponde a la diferencia entre los puestos de trabajo creados y los despidos durante el año y cifra que representa además un 64 % menos que la de 2013 y el peor año desde 1998, informaron hoy fuentes oficiales.

Los datos del Archivo General de Empleados y Desempleados (Caged, por su sigla en portugués) del Ministerio de Trabajo y Empleo señalaron que solo en diciembre se perdieron 555.500 puestos formales, el peor balance para el último mes del año desde 2008, un año en el que se sintió el impacto de la crisis mundial.

El Gobierno, en su previsión de diciembre, esperaba cerrar el año con 700.000 nuevos puestos de trabajo formales.

A pesar de la reducción, el ministro de Trabajo, Manoel Días, señaló que Brasil vive "el pleno empleo, con regiones donde la tasa de desempleo está por debajo del 3 %, como Río de Janeiro y Santa Catarina".

"En 2015, como los pronósticos de la economía son más positivos que en 2014, creemos que vamos a continuar generando empleos", añadió Días.

Los despidos en la industria (163.800 puestos menos) y la construcción civil se sintieron con fuerza en la generación de empleos del último año, mientras que en el otro lado el sector de servicio lideró la creación con 476.100 empleos formales.

La tasa de desempleo en Brasil de noviembre era del 4,8 % en las seis mayores regiones metropolitanas tomadas como referencia, pero los analistas de mercado preven que esa cifra puede elevarse al 6 % en 2015, debido al escaso crecimiento económico del país.