El gobierno brasileño anunció este martes la imposición de sobretasas a mantas importadas desde Paraguay y Uruguay, dos de sus socios en el Mercosur, como forma de impedir una supuesta triangulación que permite el libre ingreso al país de textiles chinos ya restringidos por prácticas de comercio desleal, según un despacho de EFE fechado en Río de Janeiro ayer.

La medida aprobada por la estatal Cámara de Comercio Exterior (Camex), que impone tasas especiales sobre las mantas de fibras sintéticas importadas desde Paraguay y Uruguay, fue publicada en la víspera en el Diario Oficial de la Unión, agrega el despacho.

Los dos vecinos, junto a Argentina, son socios de Brasil en el Mercado Común del Sur (Mercosur), por lo que el comercio entre sí es teóricamente libre, indica.

Explica que esta es la primera vez en que Brasil utiliza un mecanismo que le permite extender a terceros países restricciones creadas originalmente como compensación a prácticas desleales de comercio de otra nación, informó el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio en un comunicado. Según la nota, la medida fue creada inicialmente en abril de 2010 para restringir el ingreso de mantas de fibras sintéticas procedentes de China luego de que la Camex determinara que el gigante asiático usaba prácticas de comercio desleal para aumentar las ventas de esos productos en Brasil. En febrero de 2011, sin embargo, un fabricante de esos mismos textiles alegó que las importaciones de Paraguay y de Uruguay, fabricadas con esos tejidos chinos, estarían frustrando los efectos de las medidas, alega la nota.