El gobierno brasileño informó este miércoles que destinará parte de su participación en el principal prestamista del país para engrosar el financiamiento a proyectos de construcción de barcos, parte de las inversiones en infraestructura que han tomado un rol central.

Bajo los términos de un decreto ejecutivo, el ministerio de Hacienda podrá transferir hasta 2.500 millones de reales (US$1.220 millones) en acciones del estatal Banco do Brasil al capital del Fondo de Garantía a la Construcción Naval.

En las últimas semanas, la petrolera estatal Petrobras firmó contratos con diversos grupos del sector privado para la construcción de nueve pozos de perforación que se usarán para la extracción de petróleo en pozos en aguas profundas frente a la costa de Brasil.

A comienzos de mes, la presidenta Dilma Rousseff anunció un plan por US$65.000 millones para impulsar la inversión en infraestructura. El plan apunta a mejorar carreteras y vías férreas, junto con otro paquete para puertos y aeropuertos, que está previsto para septiembre.