Sao Paulo. Los precios al consumidor en Sao Paulo, la mayor área metropolitana de Brasil, se desaceleraron en febrero respecto a enero, pero aún así subieron más que lo esperado, mostró un informe divulgado este miércoles.

El índice de la privada Fundación Instituto de Pesquisas Económicas se elevó un 0,60% el mes pasado, frente a un alza del 1,15% en enero.

Se esperaba que el indicador subiera un 0,57%, según la mediana de las previsiones de 10 analistas consultados por Reuters, cuyas estimaciones oscilaron entre un avance del 0,5% y del 0,75%.

Entre las categorías observadas, los precios de los alimentos desaceleraron su avance respecto a enero.

Un incremento de los precios globales de los alimentos ha preocupado a los gobiernos de todo el mundo. La caída de estos precios podría aliviar la presión sobre el Banco Central, cuyo Comité de Política Monetaria (Copom) se reunirá más tarde este miércoles para decidir el rumbo de la tasa de interés.

El índice IPC-FIPE es vigilado de cerca por economistas en busca de tendencias para el referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) de Brasil, que es usado por el Banco Central como guía al momento de establecer la tasa de interés.

Se espera que la autoridad monetaria eleve el miércoles la tasa de interés referencial, Selic, a un 11,75% desde un 11,25% actual.