Sao Paulo. El indicador más amplio de inflación de Brasil desaceleró su ritmo en marzo, ayudado por una moderación de las alzas en los precios mayoristas, mostró este miércoles un estudio privado.

El llamado Indice General de Precios de Mercado (IGP-M) de Brasil se desaceleró a 0,62% en marzo, luego de un avance del 1% en febrero, dijo la privada Fundación Getulio Vargas, que elabora el informe.

El mercado esperaba que el indicador subiera 0,69%, según la mediana de las previsiones de 15 economistas consultados por Reuters, cuyas estimaciones oscilaron entre 0,54% y 0,77%.

Los precios mayoristas y al consumidor se desaceleraron, lo que compensó un ligero avance en los costos de la construcción.

El índice IGP-M es observado de cerca por los analistas e inversores, porque entrega una visión amplia sobre los precios mayoristas y al consumidor en la mayor economía de Latinoamérica.

También permite a los inversores observar la tendencia de precios en la industria de la construcción brasileña.

El Indice de Precios Mayoristas (IPA, por su sigla en portugués), con una incidencia del 60% en el IGP-M, subió 0,65% en marzo, frente a un avance del 1,2% en febrero.

El Indice de Precios al Consumidor (IPC), que tiene un peso del 30 por ciento en el indicador, se desaceleró a 0,62% en marzo, desde 0,67% el mes anterior.

A su vez, el Indice Nacional de Costos de la Construcción (INCC) se aceleró a 0,44% este mes, frente a 0,39% en febrero.

El índice IGP-M es publicado varios días antes de la divulgación de las cifras oficiales de inflación del gobierno para el mismo mes.