Sao Paulo. El indicador de inflación más amplio de Brasil cayó en julio ayudado por un alza menor en los costos de la construcción, lo que sumó a las señales de que las alzas de precios en la mayor economía de Latinoamérica ya llegaron a su cúspide este año.

El índice IGP-M bajó un 0,12% en julio, después de caer un 0,18% en junio, dijo este jueves la Fundación Getúlio Vargas (FGV).

Se esperaba que el índice descendiera un 0,14% este mes, según la mediana de las previsiones de 17 economistas consultados por Reuters, cuyas estimaciones oscilaron entre una baja del 0,08% y 0,2%.

El índice IGP-M es seguido de cerca por analistas a inversores porque da una mirada amplia sobre los precios mayoristas y minoristas, además de suministrar datos sobre las tendencias inflacionarias en la industria de la construcción.

El componente que mide la evolución de los precios mayoristas, que tiene un peso del 60% en el índice general IGP-M, cayó un 0,22% este mes, lo que se compara con una baja del 0,45% en junio.

La variable sobre los precios al consumidor, con una incidencia de un 30% en el índice, bajó un 0,13%, frente a una caída del 0,12% en junio.

El Indice Nacional de Costos de la Construcción (INCC), con un peso del 10% en el índice, subió un 0,59% en julio, menos que el alza del 1,43% registrada el mes previo.

El índice IGP-M es publicado varios días antes de las cifras oficiales de inflación del Gobierno para el mismo mes.