Río de Janeiro. Los precios al consumidor en Brasil subieron a un ritmo más moderado en el mes hasta mediados de abril luego que los precios de los combustibles disminuyeran en la mayor economía de América Latina.

 El Índice de Precios al Consumidor Amplio de mediados de mes, o IPCA-15, registró un alza de 0,48% en el mes a mediados de abril, frente al aumento de 0,55% del período a mediados de marzo, informó este martes el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, IBGE.

 La cifra de mediados de abril concordó con las estimaciones de economistas encuestados por el servicio noticioso Agência Estado, cuya mediana de las expectativas era de un alza de 0,47% para el IPCA-15. Las estimaciones se situaron en un rango de aumentos de 0,39% a 0,54%.

 Para el período de 12 meses hasta mediados de abril, el IPCA-15 subió 5,22% en comparación con el alza de 5,09% del año móvil a mediados de marzo, informó IBGE. La cifra es levemente superior a la meta oficial de inflación del Gobierno para 2010 de 4,5%.

 La reciente alza en la tasa de inflación del año móvil a mediados de abril aumenta las expectativas de que el banco central brasileño elevará las tasas de interés en su reunión de la próxima semana. La tasa de interés de referencia Selic actualmente se sitúa en 8,75% luego que el banco central la redujera en 500 puntos base en 2009 en un intento por estimular la actividad económica. El Comité de Política Monetaria, o Copom, del banco sorprendió a economistas y analistas al mantener las tasas de interés sin variaciones en su reunión de la semana pasada. Sin embargo, el Copom adoptó un tono más restrictivo en su declaración de política monetaria.

 Los precios de la gasolina y el etanol retrocedieron para registrar descensos de 2,12% y de 13,64%, respectivamente.