Río de Janeiro, EFE. La inflación en Brasil fue del 0,47% en marzo pasado, lo que llevó al 1,94% la tasa acumulada en el primer trimestre de este año y situó en un 6,59% la variación interanual, informaron fuentes oficiales.

Los datos divulgados por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) suponen que la tasa acumulada entre marzo de 2012 y el mismo mes de este año superó, por primera vez desde 2011, el techo del 6,5% previsto por el gobierno.

Según el IBGE, los precios de los alimentos fueron los que más presionaron el índice de inflación, con una subida del 1,14% en marzo.

Los alimentos se mantuvieron al alza a pesar de que el gobierno intentó atajar sus precios con una exoneración de impuestos en vigor desde inicios de marzo y que beneficia a los productos de la canasta básica, compuesta por carne, leche, fríjol, arroz, harina, patata, pan, café, plátano, azúcar, aceite, manteca y tomate.

También aumentaron los precios de los cigarrillos y las bebidas alcohólicas, que en promedio tuvieron un alza del 0,57% en marzo.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, admitió esta semana que la inflación "preocupa", pero negó que esté "fuera de control" y previó que el índice cederá durante los próximos meses, en los que también confía en que la economía nacional se acelere, tras haber crecido un escaso 0,9% en 2012.