El gobierno brasileño felicitó este miércoles al presidente electo de Estados Unidos Donald Trump por su victoria, pero lo instó a no restaurar el proteccionismo en momentos en que el gigante sudamericano busca reforzar su comercio para superar una severa recesión.

"Espero que eso no pase", dijo a periodistas el ministro de Relaciones Exteriores Jose Serra al ser consultado sobre los temores respecto de que Trump busque entorpecer el comercio entre las dos mayores economías de América. "Una cosa es entrenar para un partido y otra es jugarlo", destacó.

Serra dijo en junio, en una entrevista, que la posibilidad de una presidencia de Trump era una "pesadilla" e instó a votar por Hillary Clinton.

El real se debilitó un 1,3% contra el dólar, mientras que el índice de acciones Bovespa cerró con una baja de algo más de un 1% ante la aversión al riesgo y la incertidumbre económica tras la victoria de Trump.

Las duras declaraciones que realizó Trump durante su campaña sobre inmigración y su promesa de expulsar a los inmigrantes ilegales y construir un muro en la frontera con México generaron preocupación en América Latina.

El gobierno de Temer considera que impulsar el comercio con Estados Unidos es clave para sacar a Brasil de una recesión que ya dura dos años.

Más temprano el miércoles, Temer alabó el tono conciliador del discurso que pronunció Trump tras su victoria y dijo que un nuevo gobierno no debería alterar la relación entre Brasil y Estados Unidos.

"Las relaciones entre Brasil y Estados Unidos son institucionales. Estoy convencido de que nada va a cambiar", afirmó Temer durante una entrevista radial.