Sao Paulo. El gobierno de Brasil, a través del Tesoro Nacional, inyectó 5.800 millones de reales (US$3.300 millones) en el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, o BNDES, informó el Tesoro Nacional tarde el martes.

El monto corresponde a la última cuota de un inyección de capital de 80.000 millones de reales anunciada a comienzos de este año. Se empleará para reforzar el capital del BNDES con el fin de entregar financiamiento a empresas locales, principalmente a proyectos de inversión de largo plazo.

Según funcionarios del Tesoro, la inyección de capital no afectará las cuentas del Gobierno debido a que ya está incorporada en el presupuesto fiscal de 2010.