Sao Paulo. El gobierno de Brasil podría liberar al dinero que debe apartarse como colateral en los contratos de materias primas del pago de un impuesto a las transacciones financieras, para prevenir que los inversores acuerden esos contratos en el exterior, dijo este viernes el periódico Valor Económico.

El impuesto, conocido como el IOF, impone un gravamen de un 6% sobre los márgenes para transacciones ejecutadas en el único operador bursátil de la nación, BM&FBovespa. Según Valor, que no dijo cómo obtuvo la información, el plan podría detener una migración hacia otras bolsas en el exterior.

En las últimas semanas, los participantes del mercado se quejaron de que una serie de alzas en el IOF o intentos del Gobierno para ampliar el alcance del impuesto llevaron a un aumento de la cantidad de contratos de café acordados en el exterior, dijo Valor.

Una portavoz del ministerio de Hacienda dijo que el organismo no hace comentarios sobre especulaciones del mercado. BM&FBovespa no respondió de inmediato los pedidos de Reuters de información.

El gobierno usó al IOF como su principal herramienta para limitar un alza en el flujo de capitales que se aceleró tras la crisis financiera global de fines del 2008. El ministro de Hacienda, Guido Mantega, dijo el jueves que el Gobierno tomará más medidas para evitar que el real se siga apreciando.

Un gravamen más liviano beneficiaría a operadores y productores de granos y café. El incremento del IOF sobre tales transacciones elevó los costos de los operadores de materias primas, que también deben mantener posiciones en divisas para cubrirse de fluctuaciones excesivas en la moneda local.

El número de contratos abiertos para el café mantenidos por inversores en el exterior en el segmento de materias primas BM&F de la bolsa cayeron a un promedio de 1.200 desde alrededor de 8.100 antes de la imposición del impuesto sobre este tipo de contratos, en el 2010, dijo el periódico.