Brasilia. El Banco Central de Brasil probablemente mantendrá estables sus tasas de interés en mínimos históricos, aun después de que la inflación volvió a su rango objetivo, debido a que una tímida recuperación económica mantiene contenidas las presiones de precios en el mediano plazo.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central mantendría la tasa Selic en 6,50% este miércoles, al cierre de su reunión de dos días, según una consulta de Reuters entre economistas. La decisión se conocerá a las 6 de la tarde hora local (2100 GMT).

La escasez de productos generada por una huelga nacional de camioneros a fines de mayo, junto con tarifas más altas por la energía, avivó la tasa de inflación a 12 meses a 4,53% a mediados de julio desde el 2,70% a mediados de mayo.

El banco central apunta a una inflación anual de 4,50% para 2018 y de 4,25% para 2019, con un rango de tolerancia de 1,5 puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo.

El paro de camioneros probablemente recortó el crecimiento económico de 2018 en casi un punto porcentual, según un sondeo de Reuters, mientras avivó la inflación sólo de forma temporal.

Los observadores del mercado revisarán el comunicado tras la reunión para indagar una posible fecha de la próxima alza de tasas. Pero con lo impredecible de las elecciones presidenciales de octubre, los miembros del Copom se abstendrían de entregar plazos concretos para endurecer su política monetaria.

La mayoría de los expertos encuestados por Reuters calculan que el emisor aguardará al menos hasta 2019 antes de subir los costos del crédito.