Brasilia. Brasil seguirá apuntando al centro de su meta inflacionaria para 2012, dijo el jefe del Banco Central, Alexandre Tombini, en declaraciones publicadas el domingo, pese a la persistente presión de los precios al consumidor.

"Haremos volver la inflación a la meta de 4,5% en 2012, con la economía brasileña creciendo", dijo Tombini al periódico O' Estado de Sao Paulo.

La mayor economía de América Latina está creciendo bastante más lento que el año pasado y los precios al consumidor muestran indicios de ceder, indicó Tombini.

Pero la inflación en los 12 meses hasta mayo excedió el límite superior de 6,5% fijado por el gobierno y muchos economistas ponen en duda que la cifra caiga hasta la meta central de 4,5% el próximo año.

Las expectativas de inflación para 2012 subieron a 5,13% desde su 5% el mes pasado, según el sondeo realizado esta semana por el banco central entre grandes instituciones financieras.

Ante la pregunta de si las alzas salariales esperadas para los próximos meses y el año siguiente podrían renovar las presiones inflacionarias, Tombini dijo a la publicación que las endurecidas políticas fiscales y crediticias del gobierno ayudaban a los esfuerzos del banco central por controlar las presiones de precios.

El banco no postergaría bajo ninguna circunstancia su meta de 4,5% de inflación central hasta 2013, agregó Tombini.

"El plan de vuelo ha sido establecido y será ajustado si es necesario", indicó al diario.

Se espera que la economía de Brasil crezca 4% este año, comparado con una expansión por sobre el 7% el año pasado.