Brasilia, EFE. Los analistas del mercado financiero han elevado sus previsiones de inflación en Brasil, que ahora sitúan en un 5,82% para 2013, y mantenido prácticamente estable su proyección de un crecimiento económico del 3,10%, informó el Banco Central.

Los datos fueron divulgados en el Boletín Focus, una publicación semanal del Banco Central en la que se recoge la opinión de cerca de un centenar de expertos de la banca privada sobre el desempeño de la economía nacional.

La previsión de inflación publicada este lunes supone un salto desde el 5,70% que el mercado calculaba hasta la semana pasada, mientras que en relación al crecimiento las proyecciones solamente pasaron del 3,09% de la semana a un 3,10%, casi sin variaciones.

En 2012, la economía brasileña sólo se expandió un escaso 0,9%.

La tasa de inflación cerró el año pasado situada en 5,84% y en los dos primeros meses de 2013 se ha mantenido acelerada y entre enero y febrero ya acumuló un 1,47%, lo cual ha encendido alarmas en el Gobierno.

A fin de intentar contener una disparada de los precios, la jefa de Estado, Dilma Rousseff, anunció una desgravación de todos los productos de la canasta básica de alimentos, que deberá entrar en vigor esta misma semana.

La canasta básica en Brasil está formada por carne, leche, judías, arroz, harina, patata, tomate, pan, café, plátano, azúcar, aceite y manteca, productos cuyos precios subieron una media del 10% en 2012, según organismos sindicales independientes.