Brasilia. Brasil sumó más de 2,5 millones de puestos de trabajo formales en el 2010, poco más de lo estimado por el gobierno, lo que resalta un robusto mercado laboral que también ha generado temores de inflación y mayores tasas de interés.

En diciembre, sin embargo, la economía de Brasil recortó 407.510 empleos netos, pero en todo el 2010 sumó una una cifra neta de 2.524 millones de empleos formales, dijo este martes el Ministerio del Trabajo.

Esa cartera dijo en noviembre que el país podría crear 2,5 millones de puestos de trabajo formales en el año.

Brasil anotó niveles mínimos históricos de desempleo el año pasado y los trabajadores obtuvieron mayores salarios.

Mientras que el aumento salarial ayudó a alimentar el consumo y el crecimiento en la mayor economía de Latinoamérica, un alza en los precios al consumidor ha generado expectativas de un incremento de la tasa de interés.

El Comité de Política Monetaria del Banco Central (Copom) se reúne el martes y el miércoles para decidir si alteran o mantienen estable la tasa de interés referencial, Selic, actualmente en un 10,75% anual.

Analistas consultados por Reuters pronosticaron unánimemente un aumento de la tasa Selic a un 11,25%.

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva hizo de la creación de puestos de trabajo una prioridad porque eso significa que los trabajadores tienen derecho a beneficios de seguridad social.

Alrededor de la mitad de la fuerza laboral de Brasil no está registrada en el Ministerio del Trabajo y pertenece a la vasta economía informal.