Sao Paulo. La inversión en Brasil debería alcanzar el 18 por ciento en el 2010 y debe mantenerse a múltiplos de la expansión económica para sostener el crecimiento del país, dijo el jefe del estatal Banco de Desarrollo Económico y Social (Bndes) al diario O Estado de Sao Paulo el domingo.

Lo importante "es que la inversión crezca dos a tres veces el Producto Interno Bruto e impulse el crecimiento", dijo Luciano Coutinho, presidente del Bndes.

"Este año, espero que la inversión suba 18% y el PIB poco menos que el 6%. La relación se está manteniendo, lo cual asegura sostenibilidad", agregó.

Tampoco es aun la hora para comenzar a prever inflación, dijo Coutinho al periódico.

"Es muy pronto para pronosticar la aparición de presiones inflacionarias", aseguró. "Ahora mismo, no existe un embotellamiento en el suministro", añadió.

El repunte en la economía brasileña ha despertado temores de inflación, llevando a analistas a ver al banco central del país elevando la tasa de interés referencial, la Selic, desde su mínimo récord del 8,75% en una reunión programada para el 27 y 28 de abril.

Cuando los mercados se derrumbaron a fines del 2008, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva ordenó al Bndes que apuntalara a las firmas endeudadas y promoviera fusiones entre aquellas que enfrentaban la bancarrota, aliviando temores de masivos despidos y colapsos de compañías en la mayor economía de América Latina.

El Tesoro Nacional de Brasil ha inyectado más de US$40.000 millones en capital fresco en el Bndes desde el inicio de la crisis financiera mundial a fines del 2008.

Todavía queda un lugar para el Bndes en el mercado de créditos, dijo Coutinho, aunque igualmente mantiene espacio para los préstamos privados.

"Las contribuciones (del Tesoro) en la escala de los últimos dos años reflejó un momento de crisis", explicó Coutinho. "No veo una necesidad de contribuciones en esa escala. Lo que importa es implementar un proceso virtuoso de desarrollo financiero en Brasil", agregó.