Brasilia. Brasil no alcanzó su meta de superávit presupuestario primario del 2010, mostraron el lunes datos oficiales, lo que remarcó preocupaciones sobre un aumento del gasto del gobierno y un deterioro de las cuentas fiscales del país.

El superávit primario del Brasil se elevó a 101.700 millones de reales (US$61.000 millones) en el 2010, frente a US$64.800 millones un año antes, o el equivalente a un 2,78% del Producto Interno Bruto (PIB). El gobierno apuntaba a un superávit primario de un 3,1% del PIB en el 2010.

Los ingresos a partir de la enorme capitalización de la petrolera estatal Petrobras ayudaron a compensar el fuerte aumento en el gasto del gobierno, que puso a las cuentas públicas bajo presión en un año electoral.

El gobierno excluirá algunos gastos de infraestructura de su cálculo final para el superávit primario para alcanzar oficialmente la meta de este año, un método que algunos analistas llaman contabilidad creativa.

La presidenta Dilma Rousseff ha prometido anunciar recortes presupuestarios en febrero, buscando atender las preocupaciones del mercado de que el fuerte gasto público está provocando una mayor inflación y está presionando al Banco Central para seguir elevando la tasa de interés.

Sin moderación fiscal, la ya valorizada moneda de Brasil se vería más presionada aún, dado que los inversores anticipan mayores tasas de interés.

"Todos sabían que el gobierno usaría nuevamente la contabilidad creativa para supuestamente alcanzar las metas, y así lo hicieron", dijo Tony Volpon, director de investigación de mercados emergentes para las Américas en Nomura Securities, en Nueva York.

"Lo que el mercado quiere ver ahora es si el nuevo Gobierno va a ser serio respecto a deshacer el desarreglo realizado el año pasado", agregó.

Diciembre. Brasil registró un superávit presupuestario primario consolidado de 10.850 millones de reales (6.500 millones de dólares) en diciembre, un récord para ese mes desde el comienzo de las mediciones según la metodología actual en el 2001, frente a un saldo de 4.200 millones de reales en noviembre.

Eso ayudó a que el déficit presupuestario nominal se encogiera a 8.700 millones de reales en diciembre desde 14.200 millones de reales el mismo mes del 2009.

Se esperaba que el Gobierno reportara un superávit primario de 13.400 millones de reales en diciembre, según la mediana de las previsiones de 11 economistas consultados por Reuters.

"El año electoral ciertamente lleva a un aumento en el gasto y esto es lo que observamos (el año pasado)", dijo Altamir Lopes, director del departamento de investigación económica del Banco Central.

La semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió sobre un deterioro "particularmente pronunciado" en los números fiscales de Brasil, advertencia refutada por el ministro de Hacienda, Guido Mantega, quien afirmó que las cuentas fiscales del país están mejorando.

El Gobierno ha prometido alcanzar la meta de superávit primario del 2011 íntegramente y apunta a un superávit primario de 117.900 millones de reales, equivalente a un 3 por ciento del PIB.

Los datos también mostraron que la proporción deuda/PIB de Brasil bajó a un 40,4 por ciento en diciembre, desde un 42,8 por ciento en el mismo mes del 2009, en parte gracias al fuerte crecimiento económico del país, de más de un 7 por ciento en el 2010.