Brasilia. La mejora en la recaudación tributaria permitió al gobierno de Brasil iniciar el año con superávit primario récord de 31.069 millones de reales (US$9.560 millones) en enero, el mejor resultado de la historia para ese mes.

La Secretaría del Tesoro Nacional informó que el resultado fue 67,8% superior al del mismo mes el año pasado, cuando el superávit alcanzó 18.005 millones de reales (US$5.540 millones).

La cuenta se refiere al balance del gobierno central, y no incluye los gastos con el pago de intereses de la deuda pública.

El superávit fue posible porque los ingresos crecieron 10,4% por encima de la inflación, contra un aumento de 1,6% en el crecimiento de los gastos.

El superávit fue posible porque los ingresos crecieron 10,4% por encima de la inflación, contra un aumento de 1,6% en el crecimiento de los gastos.

Además de la recuperación económica, que impulsó la recaudación el mes pasado, el Programa Especial de Renegociación Tributaria y el crecimiento de los "royalties" (impuestos especiales) del petróleo contribuyeron al alza de los ingresos.

A pesar de la mejora del desempeño de las cuentas públicas, la Previsión Social registró un déficit de 14.500 millones de reales (US$4.460 millones) en enero, valor récord para el mes.

La expectativa es de un nuevo crecimiento este año en el déficit del sistema de pensiones.

Por ese motivo, el gobierno propuso al Congreso una reforma de las pensiones, la cual no ha avanzado hasta el momento, con escasas posibilidades de aprobación debido al año electoral.

El presidente Temer decretó hace 10 días la intervención federal en la seguridad pública de Río de Janeiro, medida que estará vigente hasta el 31 de diciembre, lo cual impide que sea votada la reforma, ya que se trata de una enmienda constitucional.

El resultado de las cuentas de enero para todo el sector público, incluidos los gobiernos y empresas estatales, así como el balance de los pagos de la deuda pública, deberán ser divulgados mañana miércoles.