Pasar al contenido principal
Brasil prepara duras medidas para enfrentar crisis europea
Sábado, Julio 23, 2011 - 17:21

La presidenta Rousseff aseguró que su gobierno está expectante ante la tasa de cambio y la valorización del real frente al dólar, ello considerando que Brasil es el segundo mayor acreedor de los títulos de la deuda estadounidense.

San Pablo. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, advirtió que tiene preparadas “medidas duras” para evitar un contagio de la crisis en Europa y ante una posible cesación de pagos en Estados Unidos.

“Cuando el gobierno perciba una amenaza de contagio por causa de la crisis en el mundo desarrollado, serán tomadas medidas duras”, afirmó Roussseff en una entrevista con cinco diarios brasileños.

La mandataria aseguró que su gobierno está en alerta sobre la situación mundial, sobre todo respecto de la cuestión de la tasa de cambio y la valorización del real frente al dólar, sumado a que Brasil es el segundo mayor acreedor de los títulos de la deuda estadounidense.

“No sabemos si habrá default en Estados Unidos, sería un absurdo, pero nunca se sabe. Creen que se puede hacer algo en el momento en el que no se sabe si ellos están jugando al borde del abismo o si ya lograron crear una red de protección?”, respondió Rousseff sobre el escenario estadounidense.

“Llueva o haya sol, estamos mirando los efectos de la crisis en Europa y la cuestión del techo de la deuda estadounidense, esa es nuestra responsabilidad”, agregó.

La jefa de Estado de la primera economía latinoamericana dijo además que por el momento no se pueden tomar medidas para evitar una supervalorización del real ante el dólar, que cerró la semana a 1,55 reales, la misma cotización de 1999.

“El mundo camina para el costado, vamos a esperar que se mueva un poco hacia adelante para decidir lo que hacer”, declaró.

La mandataria concordó con el ministro de Economía, Guido Mantega, quien aseveró que está perdiendo el sueño con la valorización del real.

“Es bueno no dormir, estar alerta, y el ministro Guidito con los ojos abiertos”, comentó sobre un posible shock a la economía brasileña y a su moneda a raíz de la crisis en la Unión Europea y el posible default estadounidense.

En el plano interno, Rousseff anunció que prepara un plan de estímulo hacia la producción industrial, así como una reforma tributaria, que será lanzado el 2 de agosto. Y afirmó que tiene la intención de hacer un “aterrizaje suave” entre la inflación y el crecimiento económico.

“No queremos inflación sobre control a cambio de un crecimiento cero. Estamos haciendo un aterrizaje suave, con crecimiento adecuado para el país”, dijo Rousseff, que sostuvo que la inflación estará dentro de la meta del gobierno, por debajo del 6% en 2011.

Autores

ABC Color (Paraguay)