Brasil aumentaría sus objetivos para los déficits presupuestarios primarios anuales de 2017 y 2018 en un anuncio planeado para el lunes, para abordar ingresos tributarios menores a los esperados en medio de la lenta recuperación económica, dijeron el jueves tres fuentes del Gobierno.

Las metas serían revisadas a 159.000 millones de reales (US$50.400 millones) para cada uno de esos años, desde los 139.000 millones de reales para este año y de 129.000 millones de reales para 2018, de acuerdo a las fuentes que pidieron anonimato.

Se esperaba que la decisión fuera anunciada el jueves tras una reunión que comenzó esta mañana entre el presidente Michel Temer, su gabinete y legisladores en el palacio presidencial.

La probable revisión se daría en medio de una recuperación económica débil, que lastra los ingresos, y ante la oposición en el Congreso a un alza de impuestos.

El déficit de presupuesto primario no considera los gastos para el pago de intereses sobre la deuda gubernamental y como tal es muy seguido por los inversores como una señal de la capacidad de un país de cumplir sus compromisos.