Brasilia. El regulador de valores de Brasil espera dar a conocer antes de fin de año un conjunto de reglas para compañías de calificación de crédito destinadas a mejorar la calidad de sus análisis, dijo en una entrevista la máxima funcionaria de la agencia.

Los miembros de la industria podrán dar su opinión sobre el nuevo conjunto de reglas antes de su implementación, informó María Helena Santana, presidenta de CVM de Brasil, como se conoce al regulador.

El CVM, con sede en Río de Janeiro, sigue trabajando en las propuestas, que también cubrirían el manejo de conflictos de intereses y la transparencia y oportunidad de la divulgación de las calificaciones, señaló la funcionaria.

El gobierno brasileño quiere reducir la dependencia de los inversores del uso de las calificaciones para comprar algunas clases de activos, sobre todo instrumentos de renta fija.

"Esto ayudaría a mitigar o atacar posibles conflictos de interés y mejorar las prácticas de divulgación", dijo Santana en el marco de un seminario sobre derivados.

Las compañías de calificación han recibido fuertes críticas tras la crisis financiera mundial que comenzó a fines del 2008 por subestimar el riesgo involucrado en los valores complejos, que ayudaron a extender una burbuja inmobiliaria en Estados Unidos y generó serios problemas de crédito en otras economías desarrolladas.

Pese a las quejas por las fallas de las compañías de calificación en la crisis, los inversores siguen confiando en gran medida en sus análisis para las compras de deuda soberana y corporativa, entre otros productos financieros.

Santana destacó que la reducción de la dependencia de los inversores a la emisión de calificaciones es clave para las nuevas reglas.

La funcionaria agregó que las reglas serán cuidadosas para mitigar la posibilidad de que, al renunciar al uso de los análisis de las calificadoras, lo inversores no logren evaluar el crédito real, la cesación de pagos y los riesgos de devolución en algunas de esas inversiones.