Brasilia. El Banco Central de Brasil recortó las tasas de interés este miércoles por séptima ocasión consecutiva a un mínimo histórico de un 8,50%, moviéndose hacia un territorio desconocido en un intento para proteger una frágil recuperación frente a un sombrío panorama global.

La presidenta Dilma Rousseff ha hecho de menores tasas de interés una de las mayores prioridades de su gobierno, que lucha por llevar de vuelta a la economía a tasas de crecimiento de 4% y más, que hicieron de Brasil uno de los más atractivos mercados emergentes del mundo en la última década.

El Comité de Política Monetaria, conocido como Copom, votó unánimemente por rebajar la tasa referencial Selic en 50 puntos básicos desde el 9%, en línea con las expectativas del mercado.

"En este momento, el Copom considera que los riesgos a la trayectoria de la inflación permanecen limitados", dijo el banco en un comunicado que acompañó la decisión. El lenguaje utilizado es exactamente el mismo del comunicado previo cuando la autoridad monetaria rebajó la tasa Selic en abril.

Con el recorte de este miércoles, el Banco Central suma una baja de 400 puntos básicos en la tasa Selic desde agosto del 2011, cuando sorprendió a los mercados al iniciar un ciclo de alivio pese a las amplias preocupaciones en ese entonces sobre el alza de los precios al consumidor.

La inflación ha cedido desde entonces con alguna ayuda de la deprimida economía global, llevando la tasa anual a bien por debajo del techo de 6,5% del rango meta que maneja la autoridad monetaria.

Eso ha permitido que el Banco Central pruebe los límites de las tasas de interés, marcando el comienzo de los que algunos economistas predicen podría ser una nueva era de menores costos de endeudamiento para Brasil.

El tamaño del recorte en la tasa de interés el miércoles marcó una desaceleración en el ritmo de relajo tras dos reducciones consecutivas de 75 puntos básicos en marzo y abril. El organismo señaló tras su reunión de política monetaria de abril que futuras bajas en la tasa podrían ser más cautos.

El mínimo previo para la tasa Selic se había establecido en el 2009, cuando el Banco Central, en la administración del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, recortó el tipo rector a un 8,75% para protegerse de la crisis financiera global.