La Contraloría General de la Unión (CGU) del Brasil, recibirá un préstamo de US$18 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para consolidar su capacidad institucional y fortalecer los mecanismos de prevención y lucha contra la corrupción en la gestión pública.

La iniciativa debe fortalecer la capacidad operacional interna de la CGU, cuyas competencias incorporan funciones estratégicas para mejorar la integridad en la administración de los recursos públicos. En este sentido, se busca por medio del programa el mejoramiento de la interacción del organismo con los administradores públicos federales y la ampliación de la transparencia y el control de la sociedad civil sobre la gestión de los recursos públicos y el respaldo al fortalecimiento de las actividades de control interno de los niveles de gobierno estatal y municipal.

Para fortalecer la capacidad operativa de la CGU, el programa promoverá buenas prácticas de administración del personal y el uso intensivo de los nuevos recursos tecnológicos. Se remodelarán los procesos de auditoría y fiscalización y se establecerá el portal del Observatorio del Gasto Público.

Con objeto de lograr una mayor interacción de la CGU con los administradores públicos federales, se establecerá en un portal un modelo que brindará servicios y recomendaciones de apoyo a la gestión, además de orientaciones sobre mejores prácticas. Se ha previsto, asimismo, un conjunto de acciones de fomento de la participación de la sociedad civil en el control sobre el uso de los recursos públicos, con capacitaciones y materiales pedagógicos.

Según Pedro Farías, especialista que es jefe del equipo del proyecto del BID, “la operación deberá apoyar la consolidación de un modelo de gestión y control que pone énfasis en la prevención de irregularidades y en el control social, por medio de una mayor interacción de la CGU con los administradores públicos y con los ciudadanos”.

A fin de extender las actividades a los entes sub nacionales, se establecerán portales de transparencia estatales y municipales, con actividades de capacitación para el mejoramiento de las unidades de control interno y de apoyo para la puesta en práctica de las versiones locales del observatorio del gasto público.

El financiamiento del BID se otorgó con un plazo de 15,25 años, un período de gracia de cinco años y una tasa de interés con base en la LIBOR.