Brasilia. El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, reveló este miércoles recortes adicionales al presupuesto 2010 del país, debido a un aumento en los gastos de la seguridad social.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva aprobó aumento de 7,7% en los ingreso de los jubilados, por encima del incremento de 6,14% propuesto originalmente.

Para compensar el alza en el gasto, el gobierno planea congelar 1.600 millones de reales (US$890,4 millones) adicionales en su presupuesto de 2010, afirmó Mantega.

"No reduciremos ninguna inversión, reduciremos costos", declaró.

Las cuentas públicas de Brasil se deterioraron durante la crisis financiera global debido a que las exenciones tributarias en industrias clave afectaron los ingresos del gobierno el año pasado.

Ahora existe el temor de que la mayor economía de Latinoamérica esté creciendo demasiado rápido y el gobierno dijo que planea recortar su presupuesto de 2010 en otros 10.000 millones de reales, para enfriar la demanda e impedir un sobrecalentamiento de la economía.