Brasilia. Brasil podría rebajar su tasa de interés referencial en medio punto porcentual y dejarla en un 10% este miércoles, ante una menor inflación, aunque una reciente serie de decepcionantes datos económicos han alimentado la especulación de que pueda haber un recorte mayor.

El Banco Central está intentando impulsar una floja economía sin reavivar la inflación, que se ha desacelerado este año después de alcanzar un máximo de seis años del 7,31% en septiembre.

Con una industria brasileña que sufre debido a la fortaleza de la moneda local y los altos impuestos, algunos inversionistas apuestan a un recorte de tasa más agresivo que pueda reavivar a la economía, que se frenó drásticamente en el 2011.

El Comité de Política Monetaria del Banco Central, conocido como Copom, anunciará su decisión sobre la tasa de interés después de las 18.00 hora local (2100 GMT).

Solo dos de los 42 analistas consultados por Reuters revisaron sus pronósticos desde la publicación de un sondeo la semana pasada para apostar a una rebaja mayor en esta reunión. El resto mantuvo sus expectativas de una quinta rebaja consecutiva de medio punto porcentual, pero reconocieron que no podía descartarse una medida más agresiva.

"Hay pocas probabilidades, pero no nulas, de que el Banco Central acelere el ciclo de alivio de la tasa y decida una rebaja mayor a los 50 puntos básicos este miércoles", dijo Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs. "Pero reconocemos que el Banco Central no ha dado indicios de tomar medidas en esa dirección", agregó.

Los nuevos datos que mostraron que la economía brasileña creció apenas un 2,7% el año pasado desataron una fuerte caída en el rendimiento de los futuros de las tasas de interés el martes, lo que significa que los operadores creen que la autoridad monetaria podría optar por rebajas más agresivas para revivir la actividad.

No obstante, los mismos datos gubernamentales apuntaron a una recuperación moderada antes de que el ministro de Hacienda, Guido Mantega, prometiera el martes apoyo con más medidas de estímulo este año.

Ese ritmo constante de repunte podría presionar sobre una inflación todavía alta, y finalmente evitar que el Banco Central opte por rebajas de tasa más profundas ante el temor de elevar las expectativas inflacionarias para el 2013 y el 2014. Una rebaja mayor también podría revivir la polémica sobre interferencia política del banco.

"Creemos que el Banco Central brasileño seguirá enfocándose en la inflación y el crecimiento como sus principales objetivos", dijo Roubini Global Economics en una nota de investigación.

El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, ha trabajado de cerca con la presidenta Dilma Rousseff para rebajar las tasas de interés con el fin de que Brasil crezca a su pleno potencial.

Inicialmente criticado por comenzar los recortes de tasa de interés tan pronto, Tombini demostró estar en lo correcto después de que la economía se desacelerara fuertemente y la inflación cediera desde el techo de su meta oficial.

Tombini ha dado indicios que el ciclo de alivio podría continuar al decir que la economía está creciendo por debajo de su potencial, lo que significa que hay espacio para más recortes de tasa sin arriesgar que la inflación se desate.